Información sobre los guisantes

Plantar guisantes

¿Por qué son buenos los guisantes?

  • Los guisantes recién recolectados se congelan a las pocas horas de su cosecha (lo que hace que su valor nutricional se conserve).  
  • No importa la época del año, puedes disponer de guisantes congelados durante todo el año.  
  • Al estar listos para cocinar tus recetas favoritas, sólo tienes que añadirlos o utilizarlos directamente para preparar sopas, una crema o un delicioso guiso. 
  • No se desperdician. Los guisantes recolectados para ser congelados son fáciles de conservar. Además, los formatos grandes de las verduras Findus incluyen un ZIP, que garantizan el auto cierre de forma fácil; podrás abrir y cerrar sin problemas.  
  • Los guisantes son bajos en azúcares y grasas, sin grasas saturadas, ricos en fibra y proteínas. 
  • ¿Sabías que los guisantes son una fuente de proteínas para los vegetarianos? 
Guisantes en plato

¿Cómo cocinar guisantes?

  • Para conservar el valor nutricional de los guisantes, las dos mejores opciones son preparar los guisantes al vapor o en el microondas con un poco de aceite y sal.  
  • Cuando los guisantes congelados empiecen a hervir, añade agua suficiente hasta que estén todos cubiertos y llévalos a ebullición. Tápalos y cocínalos a fuego lento durante 3 minutos. 
  • Introduce en el microondas 230 gramos de guisantes congelados y añade 15ml (1 cucharada sopera) de agua, colócalos en un recipiente apto para microondas y tápalos. Déjalos calentar a máxima potencia durante 4 minutos (750W) 
  • Alíñalos a tu gusto añadiendo aceite y sal. 
Con amor de Findus

Datos curiosos sobre los guisantes

  • El nombre original de los guisantes en latín es Pisum sativum. 
  • Clarence Birdseye fue la primera en congelar guisantes. Y fue quien inventó este método de conservación de alimentos en 1920. 
  • Janet Harris, de Sussex (Inglaterra), tiene el récord mundial de comer guisantes. En 1984 se comió 7.175 guisantes uno a uno durante 60 minutos y usando palillos. 
  • Las espesas nieblas de Londres durante los siglos XIX y XX se llamaron “sopa de guisantes”, debido a su densidad y color verde. 
  • El guisante más antiguo se encontró en Tailandia, se encontraron restos de hace 3.000 años.