Consigue que los niños coman y disfruten de los beneficios de los guisantes

tag

Los adultos somos conscientes de lo importante que es comer frutas y hortalizas, entre ellas legumbres, y sabemos que los niños pueden ser muy exigentes cuando llega la hora de comer. Hacerles entender por qué deben comer ciertos alimentos es muy difícil.

Si no sabes cómo hacer que los niños coman legumbres y en este caso, guisantes, en Findus te damos diez consejos para hacer que los niños disfruten de los beneficios de los guisantes desde el primer momento y comiencen a adquirir hábitos de vida saludables.

Cómo hacer que los niños disfruten de los beneficios de los guisantes

1. Introduce poco a poco nuevos alimentos 

La variedad es clave para una dieta equilibrada. Las frutas y verduras (junto con muchos otros alimentos) son nuevos para los más pequeños. Si lo que quieres es empezar a introducir guisantes en su dieta, debes empezar a servirlos poco a poco, para hacer que se adapten a su sabor y textura.  
 
No tienes que pensar sólo en conseguir que tus hijos coman guisantes de forma frecuente, si no también que coman la cantidad adecuada. Puedes empezar con pequeñas cantidades y a medida que vaya pasando el tiempo, ir aumentando esa cantidad de modo que los pequeños se vayan acostumbrando a verlo en el plato y comiencen a comer más. 

guisantes proteínas

2.Paciencia 

Evita hacer comentarios sobre qué o cuánto está comiendo tu hijo ¡por muy difícil que sea hacerlo! Cuanto más insistas en que tu hijo/a coma guisantes, más probable es que no quieran comerlos.

Sé paciente, recuerda que te llevará algo de tiempo hacer que los más pequeños se acostumbren a comer guisantes y verduras nuevas.

Una cucharada es un progreso, así que no es necesario obligarlos a terminar el plato.

3. Prepara recetas con nuevos sabores  

La presentación de los alimentos es muy importante para animar a los más pequeños a que coman lo que hay en el plato. Preparar nuevas recetas de platos llenos de color, que incluyan una combinación de hortalizas, ¡animará a tus hijos a comer! Los guisantes son una buena opción debido a su color verde brillante.   
 
En Findus, ponemos a tu disposición una variedad de deliciosas recetas con guisantes. Estamos seguros de que a tus hijos les encantará su sabor, ¡tanto como a nosotros! Desde una tortilla de guisantes hasta tagliatelle con guisantes, un plato lleno de color para disfrutar en familia.  
 
Echa un vistazo a algunas de nuestras apetitosas recetas de guisantes para niños, si quieres inspiración para tus comidas.

4. Haz que el momento de la comida sea divertido  

Si luchas para que los más pequeños coman guisantes, intenta que tanto el momento de la comida como la comida en sí, sea divertida. De este modo les gustará sentarse en la mesa a la hora de la cena.  
 
Puedes probar con diferentes juegos que impliquen interactuar con la comida como hacer figuras o formas en el plato con los guisantes. Esto hará que las comidas sean más divertidas y ayudará a que los niños asocien comer ciertos alimentos con tener una experiencia agradable.

5. Se inteligente con la cocina 

Si tu hijo se niega constantemente a comer guisantes, puedes probar a incluir una porción de guisantes en su plato favorito.

Una buena idea es camuflar los guisantes en la comida, de modo que te asegures que están recibiendo la porción de guisantes adecuada, ¡aunque ellos no lo sepan! 

crema de guisantes con jamón Findus

6. Sirve los guisantes como acompañamiento  

Otra de las formas de conseguir que tus hijos disfruten de los guisantes es servirlos como guarnición.

Esta crema de guisantes con jamón ibérico puede ser un buen acompañamiento a un plato principal (como el jamón ibérico puede resultar intenso para un niño, puedes adaptar la receta y combinarlo con jamón serrano o jamón york) 

7. Cocinar con los niños 

Cocinar con los niños no solamente te hace a ti conectar con ellos, también les ayuda a sentirse más cómodos y confiados a la hora de comer verduras, más aún si las han cocinado ellos.   
 
Dejar que los niños ayuden en la cocina (siempre bajo la supervisión de un adulto), ayudará a que coman lo que ellos mismos están preparando. Prueba nuestros guisantes de primavera, una receta colorida  fácil de preparar, perfecta para que los más pequeños participen en su preparación. 

8. Cremas, batidos y salsas… 

Cuando se trata de que tu hijo coma y disfrute de los beneficios de los guisantes, las opciones son infinitas. Puedes hacer sopas, batidos, salsas… todo lo que se te ocurra para que tus hijos comiencen a comer guisantes. Puedes probar también con diferentes texturas y para ello, ¿qué te parece esta receta para preparar una crema fría de guisantes con yogurt? (Para que no resulte demasiado picante para los más pequeños, puedes excluir la pimienta y la cayena). 

9. Guisantes como snacks 

Los guisantes son buenos en cualquier momento del día, así que no pienses que tienes que intentar hacer que los más pequeños coman guisantes únicamente durante la comida o la cena. Servir guisantes como snacks durante el día es una forma de conseguir que tus hijos se acostumbren a su delicioso sabor, de modo que la próxima vez que los vean en la cena, no le resulte raro y los prueben. Nuestras varitas de verduras son una buena opción, ¡seguro que tus hijos las disfrutan en todo momento!  

guisantes dulces y tiernos para niños Findus

10. Da ejemplo  

Los niños están más dispuestos a comer guisantes (y comida nueva en general), si te ven a ti hacerlo, ya que copian tu comportamiento, aprenden de lo que haces y hacen suyos los hábitos alimenticios que ven en casa. Se consciente y cuidadoso con el mensaje que le estás enviando a tus hijos para que entiendan que los guisantes son un elemento para disfrutar de una dieta variada y equilibrada. 

Es importante que ayudes a tus hijos a entender por qué es importante comer verduras y que les expliques los beneficios de los guisantes. Están compuestos de vitaminas (como vitamina C, folato y vitamina B1) y minerales (como el hierro y zinc) y además son ricos en proteínas y fibra. 

No existe un método infalible cuando queremos que nuestros hijos coman guisantes por primera vez pero sabemos que lo más importante es fomentar siempre, que haya nuevas verduras y por supuesto, ¡no rendirse! Prueba y error son fundamentales para que tus hijos prueben nuevos sabores y texturas mientras aprenden sus beneficios.