Recetas portuguesas - Pan con espinacas y huevos

Tiempo de cocción
'
Nº de personas
2
Dificultad
Recetas portuguesas - Pan con espinacas y huevos

Los aficionados a los bocadillos saben que los hay de todo tipo y color. Si eres uno de ellos, esta receta portuguesa de pan con espinaca y huevos te cautivará en apenas unos minutos. Con un crujiente pan, relleno de espinacas, anchoas y huevo, este bocadillo singular es perfecto para un aperitivo. 

Además, si no dispones de mucho tiempo, tenemos una alternativa. Puedes preparar esta receta con nuestras espinacas congeladas y cortadas. Como ya vienen lavadas y troceadas, te ahorrarás tiempo en la cocina. 
Tiempo de cocción
'
Nº de personas
2
Dificultad

Ingredientes

2 
uds 
Panecillos tipo viena
6 
filetes 
Anchoa
2 
uds 
Huevos duros
2 
uds 
Tomates grandes carnosos
Aceite de oliva
Tomillo seco desmenuzado

Elaboración

  1. Comienza por pelar los tomates, quitarles las pepitas y picarlos en cubos pequeños. 

  2. Luego, pon una sartén a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Cuando tome calor, echa los tomates picados y sofríelos.  

  3. A media cocción, sazónalos y añade el tomillo seco desmenuzado. Cuando el tomate haya perdido todo su líquido, estará listo.  

  4. Coloca una olla con agua y sal a fuego fuerte. Al hervir, vierte las espinacas sin descongelarlas previamente y cuécelas durante 6 minutos. 

  5. Pica las anchoas y los huevos en trozos pequeños y mézclalos con las espinacas hasta formar una masa. 

  6. Pon el horno a precalentar a 200°C. Mientras tanto, corta los panecillos tipo viena de manera transversal y vacíalos de miga.  .

  7. Añade un chorrito de aceite de oliva virgen extra sobre el relleno y pon los bocadillos a hornear.

  8. Retíralos cuando veas que están crujientes, en unos 10 o 12 minutos aproximadamente.

  9. Para emplatar, puedes disfrutarlos solos o servirlos junto a un colchón de hojas verdes. ¡Son ideales para una merienda sabrosa o un almuerzo diferente!  

Recomendación del chef

Lo cierto es que, al ser tan rápido de preparar, este bocadillo ya merece sus cinco estrellas. Pero, si te apetece probar otras versiones, te recomendamos trocear una cebolla en finas tiras y saltearla con una pizca de sal y otra de azúcar, para caramelizarla. Puedes coronar el relleno de esta receta portuguesa con ella y así darle un aire agridulce. Otra opción es sumarle unas semillitas de girasol tostadas para darle chispazos de sabor. ¡Atrévete a experimentar y prueba las posibles variantes de esta receta portuguesa!