3 ideas de recetas de brócoli para niños

3 ideas de recetas de brócoli para niños

El brócoli es una verdura cargada de nutrientes y, sin embargo, de las más difíciles de añadir en los menús familiares. El público más exigente, como siempre, son los peques de la casa… ¡y no quieren ni oír hablar de esta verdura! Hay que ser especialmente creativo cuando se trata de dar de comer verduras a los niños, por eso os traemos algunas ideas que pueden triunfar en la mesa, y son tan deliciosas como fáciles de preparar. Tendrás la comida lista en tan solo 4 pasos. ¿Empezamos? 

Tortitas de brócoli y parmesano

Ingredientes 

  • 300 g de brócoli congelado  
  • 2 huevos grandes 
  • 60 g de queso parmesano rallado 
  • 150 g de pan rallado (también puede ser pan sin gluten) 
  • Dos cucharadas de aceite de oliva 
  • Sal y pimienta al gusto  

Elaboración

1. Llena una cazuela de agua y, cuando comience a hervir, introduce el brócoli congelado. Deja que se cocine entre 4 y 5 minutos cuando el agua hierva de nuevo. 

2. Con ayuda de una picadora o un robot de cocina, tritura los ingredientes (el brócoli, los huevos, el queso parmesano, el plan rallado y una pizca de sal y pimienta) hasta formar una pasta homogénea.  

3. Pon dos o tres cucharadas de aceite en una sartén caliente. Mientras tanto, con ayuda de una cuchara, forma unas bolitas con la mezcla anterior y ve poniéndolas sobre la sartén.  

4. Aplasta las bolitas con una espátula y séllalas por los dos lados hasta que estén bien doradas. Puedes acompañarlas de una ensalada o unas patatas al horno… ¡y listo!

Pastel de brócoli con jamón

Ingredientes

  • 600 g de brócoli 
  • 400 g de jamón de York en cubitos  
  • 200 g de queso mozzarella  
  • 8 huevos medianos 
  • Sal, pimienta y condimentos al gusto 

Elaboración

1. Precalienta el horno 190°C. Mientras tanto, llena una cazuela de agua y, cuando comience a hervir, introduce el brócoli congelado. Deja que se cocine entre 4 y 5 minutos después de que haya alcanzado el punto de ebullición de nuevo. 

2. En una fuente para horno, previamente aceitada, mezcla y distribuye el brócoli, el jamón y el queso mozzarella. Añade una pizca de sal, un poco de pimienta y condimenta al gusto.  

3. Bate los huevos y viértelos por encima de la mezcla de brócoli, jamón y mozzarella, de forma que el huevo quede distribuido a partes iguales por toda la fuente.  

4. Introduce la bandeja en el horno caliente y deja que se cocine unos 40 minutos, hasta que el huevo esté cuajado y la superficie se haya dorado.

Espaguetis con pesto de brócoli

Ingredientes

  • 250 gr de brócoli congelado 
  • 300 gr de pasta (también puede ser sin gluten) 
  • 1 manojo de albahaca 
  • 1 diente de ajo pequeño 
  • 40 gr de queso parmesano rallado 
  • 1 taza de nueces y anacardos pelados 
  • 2 cucharadas de aceite de oliva 
  • Sal al gusto 

Elaboración

1. Por un lado, cuece la pasta al dente con una pizca de sal. Mientras tanto, llena otra olla de agua y, cuando comience a hervir, introduce el brócoli congelado. Deja que se cocine entre 4 y 5 minutos cuando el agua hierva de nuevo. 

2. Con ayuda de una batidora o un robot de cocina, tritura las hojas de albahaca, los frutos secos, el ajo pelado y el queso, y mezcla bien con el aceite hasta que quede un pesto ligero. Si queda demasiado espeso, puedes añadir un poco más de aceite o unas cucharadas de agua de cocción de la pasta. 

3. Escurre el brócoli. Sepáralo en pequeños ramitos de un tamaño similar, o córtalo en trocitos pequeños.  

4. Escurre la pasta, añade la mitad del pesto y mezcla bien. Sírvela en los platos de los comensales, añade los trocitos de brócoli y el pesto restante, y… ¡a comer! 

Recomendación del chef

Si tus niños son de los que no van a querer probar el plato solo por ver los trocitos de brócoli entre la comida, puedes triturarlo y esconderlo en la mezcla que se vaya a elaborar para cada menú. ¡Ellos no lo notarán y será igual de delicioso y nutritivo! Te recomendamos que acompañes estas recetas con guarniciones saludables como ensaladas, palitos de zanahoria con queso, o incluso con patatas gratinadas al horno.  

Y si no tienes mucho tiempo para cocinar, en lugar de hervir el brócoli en una cazuela corriente con agua, puedes utilizar una olla a presión, que te permitirá cocer los vegetales sin descongelar, ¡y estará listo en un par de minutos!