Receta de albóndigas de quinoa y guisantes

Tiempo de cocción
'
Nº de personas
2
Dificultad
Receta de albóndigas de quinoa y guisantes

Para quienes disfrutan de una comida saludable y deliciosa a partes iguales, esta receta de albóndigas con guisantes es una propuesta ideal para un primer plato. Lo cierto es que son bien sencillas de preparar y solo tendrás que seguir unos breves pasos.  

Gracias a nuestros guisantes, en menos de media hora tendrás listas tus albóndigas de quínoa y guisantes. 
Tiempo de cocción
'
Nº de personas
2
Dificultad

Ingredientes

Cantidad suficiente de 
Miga de pan
100 
grs 
Quinoa
20 
ml 
Aceite de oliva
Sal

Elaboración

  1. Coloca una olla con agua a hervir y sal al gusto. Mientras tanto, lava la quínoa con abundante agua.  
  2. Cuando haya llegado al punto de ebullición, pon la quínoa a cocer siguiendo las instrucciones del envase. Pasado el tiempo de cocción, retira y reserva. 
  3. El siguiente paso para hacer estas albóndigas con guisantes es cocinar los guisantes. En una olla con agua hirviendo y sal, pon los guisantes directamente, sin descongelarlos. Déjalos cocer unos 6 minutos aproximadamente, hasta que estén tiernos y, una vez cocidos, escúrrelos. 
  4. En un bol, mezcla la quínoa con los guisantes. Añade aceite, una pizca de sal y tritura la mezcla con la ayuda de una batidora de mano hasta formar una pasta homogénea. Puedes añadir otras especias como, por ejemplo, una pizca de cúrcuma. 
  5. Reserva la mezcla en un bol cubierto y déjala enfriar por completo. 
  6. Una vez fría, haz bolitas con la masa de guisantes y quínoa y rebózalas con pan rallado. 
  7. Precalienta el horno a 180°C. En una bandeja para hornear forrada con papel pergamino, coloca las albóndigas y ponlas a cocer durante unos 20 minutos, hasta que estén doradas. ¡Ya están listas tus albóndigas con guisantes y quínoa!  
  8. Para emplatar, puedes acompañarlas con una ensalada de tomate. Quedarán deliciosas. 

Recomendación del chef

Puedes darle un giro de sabor a tus albóndigas con guisantes, y probar con diversas variantes. Por ejemplo, pica cebolla en brunoise y ponla a dorar en una sartén a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva. Cuando haya tomado color, retírala e incorpórala a la preparación ya triturada de guisantes, quínoa y condimentos. Puedes hacer lo mismo con pimientos, si te apetece sumar sabor y color a tus albóndigas. ¡Solo se trata de darle rienda suelta a la imaginación y atreverse con los ingredientes! 
Qué opinan nuestros consumidores
Escribe tu comentario
Tus datos
*
*
Tu comentario
Puntúe la receta
*
*
Se el primero en hacer un comentario sobre este producto